Prácticas, prácticas y más prácticas II

Seguimos con nuestras becas de prácticas:

Las becas Leonardo da Vinci son un programa movilidad europea e integración de los jóvenes en el mercado laboral creado por la Unión Europea. La dinámica de esta beca es bastante sencilla: pueden pedirla en cualquier momento del año todas las personas en posesión de un título universitario (que no estén cursando un máster) o que vayan a estar en su posesión a la hora de realizar las prácticas simplemente registrándote en esta página y subiendo tu curriculum vitae Europass en el idioma del país en el que quieras realizar las prácticas. En caso de que a una empresa le interese tu perfil, te avisan y listo. No ha nada que perder. Más información aquí.

Aprovéchate de los beneficios de la movilidad europea.

Para estudiantes universitarios de últimos años que aún no tengan el título tenemos las becas Faro que funcionan de la misma manera que las becas Leonardo. Más información sobre la beca Faro aquí. Y si ya estás licenciado y no te han dado la Leonardo pues para eso están las becas Argo, que ofrecen 800 prácticas formativas en empresas europeas con una duración media de 6 meses para las prácticas en Europa. Sin embargo, con una Argo también puedes ir a Estados Unidos, Canadá o Asia. Date prisa que estas prácticas solo pueden solicitarse hasta el día 30 de junio de 2012. Más información aquí.

Los traductores, debido a nuestro carácter interdisciplinar, somos unos buenos candidatos para otro tipo de becas de prácticas sean de enseñanza de español para extranjeros como la de auxiliar de conversación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte o la Fullbright, o incluso de índole comercial y empresarial como las becas que cada año pone a nuestra disposición el Instituto español de Comercio Exterior (ICEX).

Las becas de auxiliar de conversación son, básicamente, unas prácticas de enseñanza de español como lengua extranjera durante un curso académico en un país de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá o incluso Australia y Nueva Zelanda. Estas becas son muy populares entre los estudiantes de último curso de Traducción e Interpretación ya que a la hora de pedirla el hecho de ser estudiante de último curso te da una ventaja de 10 puntos frente a los demás candidatos (normalmente los puntos equivalen a tu nota media, si eres estudiante de curso y tienes un 7 de nota media, obtendrás 17 puntos). La actual convocatoria ya está cerrada pero suele salir a mediados de diciembre y aunque la convocatoria dure un mes en la mayoría de ocasiones por las navidades resulta que de ese mes solo 5 o 6 días son laborables. Así que si quieres pedirla para el año que viene estate al loro.  Más información aquí.

Los amantes de la enseñanza y del país de los yankees también tienen su beca: la Fullbright. Cada año salen becas de lectorado de español en universidades estadounidenses aunque los requisitos suelen ser bastante estrictos: título universitario y certificado académico, certificado del TOEFL o IELTS y tres cartas de referencia.  La próxima convocatoria es en marzo si os interesa poneos a estudiar inglés ya. Más información aquí.

Por último, para los traductores con espíritu emprendedor tenemos las becas del ICEX conocidas precisamente por haber denegado el acceso a los traductores durante unos años pero este año, gracias a Marián Morón y Elisa Calvo de la Universidad Pablo de Olavide y a la colaboración de todas las Facultades de Traducción e Interpretación de España los traductores podemos disfrutar otra vez de esta beca. La última convocatoria se cerró el pasado 17 de mayo pero a todos los traductores que tengan interés en las relaciones internacionales y la empresa les recomiendo encarecidamente que estén atentos a la próxima convocatoria de estas becas. Para conseguir esta beca hay que realizar una serie de pruebas: una psicotécnica, un examen de inglés y un comentario de texto. Los alumnos que pasen la prueba realizarán un Máster en gestión internacional de la empresa y después tendrán que realizar otras pruebas más técnicas. A este punto, aunque no te eligieran ya tendrías un máster oficial del ICEX y si te eligen te asignarán una plaza para realizar unas prácticas de comercio exterior en casi cualquier parte del mundo. Lo interesante de esta beca son sus destinos, desde Tokio a Addis Abeba, aunque todo siguiendo las preferencias de cada uno, una beca para los más intrépidos. Si te ves trabajando en una embajada, estas son tus prácticas. Más información aquí.

No tengas miedo de ver mundo. Está ahí para que lo descubras.

Espero que alguna de estas becas de prácticas os haya llamado la atención y que os lancéis a por una (o varias) de ellas.

Anuncios

Prácticas, prácticas y más prácticas I

¿Y ahora qué?

Después de un tiempo de silencio vuelvo con un tema que atormenta a muchos recién licenciados o estudiantes de Traducción e Interpretación a punto de licenciarse: ¿qué hacer después de la carrera? Las noticias para los jóvenes licenciados españoles que quiera buscar su primer trabajo no son muy buenas ya que, según el Financial Times, más de la mitad están en paro. Yo misma he estado dedicando mucho tiempo a optimizar mi currículum y mi carta de presentación, modificándolos según el puesto que solicite y traduciéndolo a los idiomas que tengo para, al menos a corto plazo, no obtener ningún éxito. No obstante, no debemos rendirnos pues tenemos muchísimas opciones para no dejar pasar este tiempo vano: Prácticas, prácticas y más prácticas.

Todos los trabajos requieren experiencia, pero sin trabajo no ganas experiencia. Aquí es dónde las prácticas cobran importancia.

Las becas de prácticas son un bien muy preciado por todos, tanto estudiantes como licenciados. Los estudiantes solemos beneficiarnos de becas de movilidad como la Erasmus, las de cursos de verano del MEC, la Séneca y alguna que otra más para intercambios a Estados Unidos y Latino América. Sin embargo, la lista de becas no acaba ahí. Hace poco salió la Erasmus Prácticas, que se trata de una beca de movilidad europea para realizar prácticas en una empresa. Si aún estás estudiando te recomiendo encarecidamente que la pidas ya que la experiencia laboral es algo que se valora muchísimo y más si es en una empresa de un país extranjero. Los recién licenciados, no desesperéis que también hay cosas para vosotros.

La Unión Europea ofrece todo tipo de prácticas para traductores en muchas de sus instituciones.

Empecemos con las becas remuneradas y no remuneradas de prácticas en el Parlamento Europeo para traductores con 4 convocatorias al año (prácticamente la puedes pedir en cualquier momento); del 15 de junio al 15 de agosto se podrán solicitar las prácticas para Enero de 2012. Consiste en tres meses de prácticas en Luxemburgo con una remuneración de 1.213,55 euros al mes. Más información aquí.

La Comisión Europea también ofrece prácticas remuneradas para traductores y ofrece dos convocatorias al año con fecha de inscripción del 2 de julio al 31 de agosto para empezar en marzo de 2013, la siguiente convocatoria sería en enero para empezar en octubre de 2013. Consiste al igual que la del Parlamento Europeo en tres meses de prácticas en Bruselas o Luxemburgo con una remuneración de 1071,19€ más gastos de transporte. Más información aquí.

El Banco Europeo Central no tiene una beca específica para traductores pero en la que también podemos participar.  Las prácticas serían en la sede del BCE en Fráncfort del Meno y durarían entre 3 y 6 meses, llegándose a prologar como máximo a 12 meses y la remuneración sería de entre 950€ y 1800€ más gastos de transporte y residencia. Más información aquí.

Los más lanzados también pueden intentar con otras instituciones de la Unión Europea ya que no suelen especificar la titulación universitaria y requieren un nivel muy alto de inglés y otros idiomas oficiales de la Unión Europea, algo en lo que seguramente nosotros somos unos expertos. Más información aquí.

En la segunda parte de esta entrada hablaremos de los lectorados y becas de auxiliar de conversación, las becas del ICEX y las conocidísimas Leonardo, Faro y Argo.

Google Translator Toolkit: ¿amigo o enemigo?

Desde hace unos años estamos viviendo un proceso de “Googleización” de la Web. Ya no solo usamos Google para buscar páginas Web, una imagen, un video o una dirección en un mapa sino que también tenemos nuestro correo electrónico en Gmail, apuntamos nuestras tareas y citas en Google Calendar, podemos crear, guardar y compartir documentos de todo tipo en Google Docs, podemos promocionar nuestra empresa con AdWords o AdSense, crear grupos y listas de distribución, e incluso ya tenemos hasta nuestro propio navegador Google Chrome. Además de todas estas funcionalidades, Google también ha ido adquiriendo los derechos de servicios como Picasa, Blogger y hasta Youtube. Y esto me hace pensar, ¿nos encontramos ante un nuevo monopolio de la World Wide Web? Si queremos mirar nuestro correo lo hacemos con Google, si queremos buscar algo en la Web lo hacemos con Google. ¿Que queremos ver un video? Vamos a Youtube que es propiedad de Google, ¿Que queremos hacernos un blog? Pues nos lo hacemos en Blogger que también es de Google. ¿Queremos compartir nuestras fotos con amigos? Pues las subimos a Picasa que también es de Google. Si no había suficiente con Facebook o Twitter, también Google tiene su propia red social Google+. ¿No te funciona el Skype? Pues bájate Google Talk. Google tiene alternativas para todos. Incluso para nosotros los traductores, que tanto odiamos y criticamos a la herramienta  de traducción automática Google Translate, conocidísimo archienemigo de nuestra profesión, Google ha pensado en una alternativa diseñada para nosotros y al mismo tiempo mejorar su tecnología de traducción atomática con nuestra ayuda: Google Translator Toolkit.

Darth Google trying so hard not to be evil. Copyright: ‘HUNGRY BEAST’, ABC TV 2010

Sabemos que el lema de Google es “Don’t be evil“, sin embargo en estos tiempos en los que no debemos fiarnos ni de nuestra propia sombra, fiarnos de alquien que exalta sus cualidades de bondad y filantropía al mismo tiempo que monopoliza los servicios de Internet no es muy buena idea. Pero bueno, desde el punto de vista del traductor profesional y el estudiante de traducción también podemos sacar provecho de esto, ya que para muchos Google es más un amigo que un enemigo, aunque hay que tener cuidado con algunas cosillas. Google Translator Toolkit es una herramienta de pos-edición gratuita y con una memoria de traducción global; esto quiere decir que el GTT utiliza su tecnología de traducción automática de Google Docs para traducir el texto que se introduzca y permite que se realice una edición humana de esta primera traducción automática quedando registrada en la memoria de traducción global del GTT. Ahora bien, en la interfaz del GTT encontramos en la parte inferior izquierda un “Kit de herramientas” en el que aparecen todas las traducciones humanas que los usuarios que han utilizado anteriormente el GTT le han dado a la frase en concreto, es como una memoria de traducción masiva a la que tú mismo aportas tus traducciones y de la que Google Translate se alimenta. ¿Quiere decir esto que cuanto más utilicemos Google Translator Toolkit mejor será Google Translate? Pues según la mecánica de Google Translate, sí. Google Translate se alimenta de un corpus de textos bilingües que es la Web en sí (ver video aquí), pero si ya encima nosotros les proporcionamos los textos y una traducción humana mejor que mejor. Esta memoria global es además poco fiable ya que cualquiera, traductor o no, con un nivel C2 de inglés o con inglés patatero de una semana en Londres, puede traducir y alimentar la memoria. Si bien el GTT puede minar la profesión del traductor al ayudar a Google Translate, también hay pequeños trucos que podemos utilizar para convertir todas las desventajas del GTT en ventajas haciendo privadas nuestras memorias de traducción. ¿Cómo lo hacemos? Pues muy fácil.


En el menú de la izquierda pulsamos “Memorias de traducción” e inmediatamente nos aparecen todas las memorias que ya tenemos, en este caso yo tengo muchas que empecé a alimentar de estudiante en las clases de traducción especializada. El siguiente paso a seguir es pulsar “Subir” arriba y nos aparecerá otra pantalla en la que nos dejará subir una memoria existente en formato TMX o crear una memoria vacía. En caso que no tengamos una TMX no hay problema porque podremos crear una vacía e ir alimentándola con nuestras traducciones y luego descargarla en cualquier momento por si la necesitamos para para otra TAO como Trados u Omega T.

A continuación viene la parte más importante: cuando nos dispongamos a subir nuestro texto para traducir hemos de ir al recuadro donde pone “MT compartida global” y seleccionar la memoria que previamente hayamos creado y ya está: tendremos nuestra propia memoria privada que podremos descargar e utilizar en cualquier momento con cualquier otra herramienta de traducción. Igualmente podremos subir glosarios y utilizarlos de ayuda en nuestras traducciones.

En definitiva, Google Translator Toolkit es una herramienta que cada vez utilizan más empresas y que yo personalmente recomiendo encarecidamente para estudiantes de traducción que no puedan permitirse una herramienta TAO de pago o trabajen constantemente en la nube. Es cierto que hemos de tener mucho cuidado con la privacidad y con la fiabilidad de las traducciones propuestas por la MT compartida global, pero una vez se tenga todo esto en cuenta puede llegar a ser una herramienta muy interesante para tener todas nuestras traducciones, memorias de traducción y glosarios bien ordenados y disponibles desde cualquier sitio. Además, la interfaz WYSIWIG hace que sea muy fácil traducir textos con código HTML, y admite muchos formatos entre los que destaco archivos de texto de OpenDocument (.odt) y de texto enriquecido (.rtf), archivos de subtítulos SubRip (.SRT) y SubViewer (.SUB) y archivos de Android (.xml). Por último, los amantes de Wikipedia pueden traducir y publicar artículos en varios idiomas directamente desde el GTT, lo cual está muy bien tanto para mantener nuestras habilidades traductológicas en forma como para enriquecer nuestra querida Wikipedia. El tema de si la pos-edición es rentable o no en cuestión de calidad y tiempo de producción es algo ya más complicado que intentaré tratar en el futuro. Pero por el momento, si hemos de definir al Google Translator Toolkit como una amigo o un enemigo del traductor definitivamente pensaremos de él como un amigo que no sabe guardar secretos y con el que hay que tener cuidado con la información que se le proporciona.

Entrevista a Cristina Aroutiounova de “El placer de Traducir”

Me gustaría aprovechar esta segunda entrada para compartir con vosotros una entrevista que realizamos entre Cristina Uceda y yo para el curso de Educación Digital Traductores 2.0 a la traductora autónoma y autora del blog “El placer de traducir“, Cristina Aroutiounova. Cristina es una traductora de origen armenio con la combinación Ruso/Francés-Español, Español-Ruso con más de 5 años de experiencia y con uno de los blogs de traducción más conocidos de la profesión y al que no lo conozca se lo recomiendo encarecidamente porque es muy divertido y hay cosas muy útiles para nuestra profesión.Aquí os dejo la transcripción de la entrevista y el audio para los que tengais un huequito para escuchar el ratito que pasamos tan agusto. Que la disfruteis.

[audio http://live3.goear.com/listen/6884d785ad317939ee0cfabb574689fd/4f4aa9af/sst8/mp3files/25022012/01bb1738cecfaefb8534555734f0a53a.mp3]

Hemos visto que tienes un blog conectado a tus cuentas de Twitter y Facebook desde hace un poco más de un año. ¿Qué te empujó a lanzarte al mundo de los blogs y las redes sociales?

Yo ya estaba en las redes sociales antes de crearme el blog, por lo menos Twitter. El blog lo cree porque un día encontré el blog de Pablo Muñoz, el de “Algo más que traducir, me gustó muchísimo la idea y me dije: “Pues mira, voy a crearme yo uno”. Además, hablando con un amigo informático me recomendó que era mejor un blog que una página estática como una página Web en las que tienes todos tus datos, y de ahí surgió. Después de hacerme el blog me dijeron: “Oye, que el Twitter también da mucho trabajo y encuentras muchos compañeros”, y también me hice un Twitter.

 ¿Crees que una mayor presencia en la web gracias a las redes sociales y blogs te ha ayudado a medrar en tu trabajo?

No es que me haya ayudado pero sí que ayuda. Gracias a estar en Twitter he conocido a mucha gente de nuestra esfera, de nuestro ámbito de trabajo y hay muchísimo compañerismo. También, por ejemplo, con LinkedIn he conseguido algún que otro trabajo y por Twitter también, por gente que conozco que dice la oferta, que tal busca tal y se encuentran cosas. Y en principio es algo bueno para el trabajo de cada uno, seas traductor o no.

Pablo siempre inspirándonos a todos.

Sí vamos es nuestro ídolo.

¿Qué recursos de Internet (redes sociales, herramientas, foros, etc.) opinas que son indispensables para un traductor?

Hombre, indispensable no es nada, todo es prescindible por decirlo de alguna forma. Pero vamos, las redes sociales yo desde mi punto de vista las recomiendo mucho. Y como herramientas y foros: Forotraducción está muy bien, que lo lleva Yeyu que nos dio hace poco el Webinar del viernes. Luego también, la lista de traducción de RedIris que se llama Traducción España también está muy bien, lo que pasa es que a veces llega a ser un poco pesado porque como la gente escribe mucho se te llena el buzón de correo por eso creo que es mejor tener un correo aparte para ese tipo de listas. Yo he llegado a tener ciento y pico correos en un día.

¿Has sido testigo de algún caso en el que la presencia en la web haya repercutido de manera negativa en la carrera profesional de alguien?

¿Del círculo de traductores o en general?

Tanto del círculo de traductores como en general.

La verdad es que de traducción no conozco a nadie pero así en general hay grandes empresas que la gente empieza a hablar mal de ellos, por ejemplo hace poco creo que fue Asus que aun chaval no le quiso cambiar la tecla del “2” y el chaval se puso a escribir y se sumó mucha gente. Con Dell creo que también pasó. Yo creo que siempre repercute y hay que tener un cierto respeto hacia tus clientes y cumplir.

Claro, ahí se ve la importancia de las redes sociales.

Tu blog se llama “El Placer de Traducir”, ¿cómo se te ocurrió este nombre? ¿Es para ti la traducción una vocación? ¿Un placer?

A ver, realmente yo disfruto de mi trabajo. De hecho, muchas veces cuando vamos a las conferencias, seminarios y jornadas de traducción siempre insisten en que tu trabajo tiene que ser tu pasión, si no mal vamos. Entonces, yo lo puse como “El Placer de Traducir” porque no se me ocurría otra cosa. Se lo enseñé a mis amigos y me dijeron: “Pues tia, qué fuerte, qué poca imaginación”. Pero que quieres que te diga a mí me gusta.

No si a mí a lo que sonó es a que te gusta lo que haces.

Una vocación. Mira yo de pequeña quería ser veterinaria pero no sé como acabé en traducción. Y ahora todos los encargos  que me llegan suelo disfrutarlos bastante a no ser que sean alguno de estos que sean un poco infumables.

Se aprende mucho.

Hay de todo.

A pesar de que te defines en tu perfil de LinkedIn como traductora técnica y jurídica, en tu blog hablas de muchos temas variados: desde la traducción gastronómica a la localización pasando por las posturas recomendadas para no dañar la espalda, marketing para traductores o congresos de traducción literaria.  ¿Qué crees que es mejor, un traductor especializado en un solo ámbito o uno que sepa un poco de todo?

Yo creo que ni la una ni la otra. Porque uno que solo esté especializado solo en un ámbito puede que se cierre un poco su propio mercado de trabajo. De hecho el viernes pasado estuvimos en las Jornadas de traducción de la Universidad de Alicante y en la charla de Xosé Castro nos comentó eso, que está bien estar especializado en un campo pero claro te cierras muchas fronteras. Puedes estar especializado en un campo pero coger un poquito de algo no tan especializado. Como por ejemplo: gastronomía, no hay nadie especializado en gastronomía. Además para mí la traducción gastronómica es una traducción técnica. Técnico no quiere decir que sea científico. En mi opinión, ¿qué traducción no es técnica? No sé, yo lo veo así. Entonces, especializado en un campo, sí hay que estar especializado y se insiste mucho en la especialización pero tampoco hay que cerrarse fronteras.

Exactamente, entonces tú opinas que si estás especializada en un campo jurídico o técnico, si te entra una traducción médica, ¿la aceptarías?

Yo no.  Yo estoy especializada en jurídica, si me entra una traducción de turismo la cogería pero algo con una especialización que necesita mucha profundidad  no lo cogería. En el caso que tú me dices no, no lo cogería porque no me siento capacitada para hacer una traducción médica. Y en una médica si metes la pata… malo.

Pero si fuera algo más general como turismo sí.

Si vamos, técnicas he hecho bastantes.  Pero eso, no puedes ser especialista en todo.

Tu apellido y tu combinación lingüística te delatan. El ruso es uno de los denominados idiomas “raros” porque no son corrientes entre los que se imparten en las facultades españolas. Suponemos que serás de las pocas privilegiadas en España que hable este idioma y se podría decir que cuentas con la mayor parte del mercado de traducción en tu combinación. ¿Es eso cierto?

No, a ver aunque no se imparta en las facultades de traducción o en las facultades de filología y letras, el ruso a mí no me parece un idioma raro, el chino me parece más raro. De hecho creo que el ruso está en casi todas las facultades de traducción. Hay mucha gente lo que pasa es que no se la ve, hay muchos traductores de ruso a español, incluso de literatura y más que nada de ruso hacia el español al revés no. Yo, por ejemplo, prefiero traducir al español porque es el idioma que más utilizo y con el que más segura me siento. Aunque hable sea nativa, como mi ruso está tan influenciado por el español prefiero traducir hacia el español.

¿Cómo está exactamente el mercado de traducción/interpretación de ruso?

Trabajo hay bastante. Lo que pasa es que generalmente se traduce al inglés. En español por ejemplo el año pasado hubo muchísimo porque era el año dual de Rusia-España. Entonces había trabajo, y yo este año por ejemplo no he parado ni un momento de trabajar. Lo que sí que es verdad es que hay más ofertas de inversa que de directa.                                      

¿Creerías que estamos locas si ahora decidimos ponernos a estudiar ruso para poder añadirlo a nuestro CV?

Yo os animo a estudiar ruso. Yo creo que cada uno tiene que estudiar lo que quiera y si quiere estudiar ruso a los 30 años con mucha paciencia y pasión todo se aprende.

Por último, es evidente que la crisis económica ha azotado al mundo de la traducción. Dada la elevada tasa de parados, hay quien sostiene que ahora es el momento de que surjan los jóvenes emprendedores. Es más, se tiene previsto facilitar ayudas a los jóvenes empresarios que inicien su empresa en la red. Con la que está cayendo, ¿aconsejarías a un recién licenciado que se tirase a la piscina para montar su propia agencia de traducción por Internet?

Yo me lancé de cabeza, pero yo le aconsejaría a la gente que antes de ponerse a traducir por su cuenta trabajase en plantilla. Yo no pude porque no tuve la oportunidad y no encontré nada por aquí. Pero creo que trabajando en plantilla se aprende mucho. Una vez que hayas trabajado 1, 2 o 3 años y te sientas seguro de ti mismo me tiraría  a la piscina porque trabajo hay. Nosotros en realidad no trabajamos en nuestra ciudad, desde tu casa trabajas con todo el mundo.

Entonces tú recomiendas a los que están con la carrera recién terminada o a punto de terminar trabajos in-house.

Sí, o unas prácticas.

Y luego ya cuando lleven un par de años que se vayan abriendo a un mercado más autónomo.

Sí y si tienes la oportunidad de mientras trabajas o mientras estás en la universidad hacer alguna que otra traducción para alguien. Es lo que nos decían a nosotros hace poco en las Jornadas que te  digo de la Universidad de Alicante, que no esperes a terminar la carrera. En 1º o 2º tú ya eres traductor, puedes hacer cosas sencillas que te gusten porque has leído mucho y coges experiencia. Pero vamos desde 1º puedes empezar a traducir.

Pues sí hay que animar a los estudiantes de traducción para que confíen en sus posibilidades.

Bueno pues con esto terminamos, ha sido todo un placer como tú dices en tu blog.

Igualmente, gracias.


Konnichiwa… baby!

Internet da miedo. Da miedo de lo inmenso que es, el alcance que tiene y lo mucho que sabe sobre ti. La realidad actual de las redes sociales y los blogs es que son herramientas de difusión y comunicación por las que todo el mundo puede acceder a información sobre alguien en la otra punta del mundo. Si no estás en las redes sociales, no existes en la realidad. Es una idea que no hace feliz a todo el mundo, pero poco a poco se está convirtiendo en una realidad. La verdad es que siempre me había gustado disfrutar del anonimato que te proporciona Internet, pero con los tiempos que corren ese anonimato se está descubriendo poco a poco. Cada vez más gente da su opinión política en sus estados de Facebook, comunica su indignación o euforia en sus tweets o escribe posts relatando su opinión sobre un tema concreto relacionado con su profesión y todo con nombre y apellido. Hoy después de mucho cavilar y con un empujoncito del curso de Educación Digital Traductores 2.0, he decidido presentarme por fin a cara descubierta.

La traducción es mi vocación y puedo decir que siempre lo ha sido desde que me alcanza la memoria. Todo vino por mi interés por el inglés y por mi naturaleza curiosa. Yo no podía entender por qué “Family matters” se traducía por “Cosas de casa” y “Baywatch” por “Los vigilantes de la playa”… ¿Dónde están ahí la casa y la playa, cuando yo veo familia y bahía? Entre eso, y un Swarzeneger que de repente sabe japonés y te dice “Sayonara… baby”, me tenían loca.

Versión original del Sayonara... baby

Hasta que comprendí que aunque en inglés ponga una cosa, la traducción no debe ser la equivalencia exacta de la palabra en español sino más bien la transmisión del mismo mensaje de una manera natural y comprensible. Un texto bien traducido nunca debe parecer que está traducido sino que ha de ser lo más natural posible y adecuado a la lengua actual para que no nos choque. Nadie de pequeño se quedaba hipnotizado con los acentos de las películas de Disney de los 80 y 90. Esa era otra cosa que yo me preguntaba… ¿qué pasa que todas las pelis de Disney se doblan en Puerto Rico? Y ya luego, cuando me regalaron mi primera Play Station en 1998 tenía que hacer el pino para entender las instrucciones que me daba mi Final Fantasy VII para ver el “menç” (menú), si fallaba un golpe me decía “merma” (miss) en vez de “fallo”, cuando me decía que hacía frío cuando algo era guay (it´s cool) o decía que mi “amigo era peligroso” cuando lo que realmente quería decir es que “mi amiga estaba buena” (Your friend is hot).

Mi desilusión cuando llegué y ví no había ninguna fiesta sino que era tan solo mi equipo que me estaba esperando.

Mientras a mí me inundaban todas estas preguntas, mis padres, sorprendidos por el tiempo que le dedicaba al idioma me empezaron a meter la idea de estudiar Filología Inglesa en la cabeza, pero a mí nunca me hizo mucha gracia eso de estudiar fonética y literatura anglosajona para luego dar clases de inglés… ¿algo más se podría hacer sabiendo idiomas? Creo que estaba en 5º o 6º de primaria cuando no sé quien me habló de la carrera de Traducción e Interpretacióny desde ese momento supe que eso es lo que yo quería hacer. Siempre tuve las ideas muy claras y hoy en día con mi licenciatura conjunta en Traducción e Interpretación y Humanidades casi acabada sigo con las ideas claras. A mí me gusta traducir y me gusta “friquear” con la traducción. Creo que en el fondo para ser un buen traductor hay que ser un poco “friqui”, y cuando digo “friqui” no solo me refiero a ver animes en VO a cascoporro sino más bien estar enganchado a todas las series, películas, libros que salgan para ser capaz de verlo o leerlo en inglés (e incluso traducirlo por tí mismo) antes de que salga la versión traducida. Porque si no, no sería divertido ¿verdad? El caso es que no sé por qué he tardado tanto en hacer un blog sobre traducción. Quizás porque pensé que ya había demasiados blogs o que yo no tenía nada que aportar pero me equivoqué. Todos tenemos algo que aportar y que compartir y de ahora en adelante yo intentaré informaros, entreteneros, daros lo mejor de mí y sacar lo mejor de vosotros. Porque los traductores humanos que hacemos nuestro trabajo con curiosidad y pasión hemos de demostrarle al mundo que las máquinas nunca podrán suplantar nuestro puesto. Porque hemos de estar unidos, compartir nuestros recursos y enseñarnos unos a otros a dominar a las máquinas. Porque ninguno de nosotros dejará de buscarle el sentido a las palabras ni se rendirá retransmitiendo a su cliente un mensaje robótico diciendo: Translation not found!

¿Quien o qué habrá traducido esto?